Valores que marcan el destino de tu Negocio

11.09.2021

Actualmente, el concepto de que las empresas son creadoras de beneficios se pierde o desaparece frente a que la sociedad pide a gritos que las organizaciones sean socialmente responsables, y se comporten como tal en todo su ámbito de acción, no solo con su entorno sino también con sus empleados.

Empresas en todo el mundo han alcanzado el éxito gracias al desarrollo de sus valores, es decir, del conjunto de principios sobre los que se asientan, declarando además su propósito, y sobre todo viviendo este último como la razón de ser, todos los días.

Podemos definir los valores de una empresa como los principios éticos y profesionales que rigen las acciones de una organización de forma transversal, ya que implican el compromiso de todos sus miembros, en el tiempo. Aparecen acompañados de otros dos conceptos con los que no se deben confundir: misión y visión (hacia dónde aspira a dirigirse en el largo plazo).

En el contexto actual, los consumidores van por opciones de empresas conscientes y responsables, discriminan por estas razones, servicios y productos alineados con sus valores. Están más atentos a poner en tela de juicio a empresas y vetarlas de ser necesario, en la medida que estas no vivan o se comporten realmente en torno a los valores y propósitos declarados.

¿Está tu organización alineada con el propósito y sus valores?


Declara tus valores y VIVELOS

Mencionamos a continuación algunos valores representados por cada vez más empresas y de cómo estos ayudan a que esta se acerque al éxito no solo empresarial, sino también social.

· Autenticidad

Las empresas auténticas son consecuentes con lo que hacen y se muestran tal y como son. La autenticidad es otro concepto abstracto que forma parte de los valores de algunas de las empresas más exitosas del mundo. Eso sí, para defender este valor, hace falta tener un grado importante de diferenciación en los productos o servicios que se ofrecen o en la manera de abordar la actividad empresarial.

· Transparencia

La transparencia empresarial consiste en comunicar tanto hacia dentro, como hacia afuera de la organización las acciones que lleva a cabo. Es vital una buena comunicación, por lo que al adoptar este valor es necesario reforzarla tanto de puertas para adentro como hacia la sociedad.

En el ámbito interno son cada vez más las compañías que comparten con sus empleados desde las bandas salariales de los planes de compensación hasta los resultados del negocio, lo que permite que se sientan parte de ella y se involucren.

· Honestidad

Una empresa honesta se caracteriza por guiarse por la justicia y por la honradez. Muchas empresas que defienden este valor tratan de establecer sistemas equitativos entre sus empleados, fomentar la diversidad en su plantilla o establecer políticas de transparencia.

· Trabajo en equipo

Dejar de lado el individualismo y pensar en el conjunto del equipo puede ser, además de una forma de trabajar, un valor a fomentar dentro de una empresa. Como en el caso de la diversidad, permite aumentar los puntos de vista y redunda en la productividad.

· Responsabilidad

Las organizaciones no están exentas de responsabilidad: con sus empleados, con la sociedad, con la economía local, con la ley... Asumirla como un valor ayudará a que todas las acciones que se lleven a cabo respondan a estos términos.

· Flexibilidad laboral

La flexibilidad horaria, el teletrabajo, la jornada continua son medidas destinadas a aumentar la satisfacción de nuestros empleados y a retener este talento, algo que puede tener un impacto positivo en el negocio si se implanta de forma adecuada y según objetivos.

· Diversidad

Existe una enorme riqueza en lo que aporta la variedad social en los grupos de trabajo. En este sentido, diferentes puntos de vista permiten a las empresas ampliar sus perspectivas. Además, mantener una política de contratación en la que el talento no tenga etiquetas puede elevar el compromiso de los empleados que comparten esta filosofía de empresa.

· Excelencia

La excelencia es un valor que adoptan las empresas que son superiores en calidad, bien sea por su servicio, por su producto o por la atención que brindan a sus clientes.

· Liderazgo

Algunas de las empresas con más influencia en el mundo o en una zona determinada adoptan el valor del liderazgo, es decir, el ejercicio de las actividades de líder para unas determinadas acciones. Es una excelente oportunidad para liderar cambios a nivel empresarial y social. Asimismo, fomentar el talento de los diferentes tipos de líderes dentro de la propia organización reforzará ese valor a nivel general.

· Innovación

Cada vez es más difícil innovar, pero hay empresas que son especialistas en introducir novedades y aportar nuevas ideas. Esta cualidad es común en las startups, pero también en compañías que se caracterizan por evolucionar sus productos y servicios constantemente. No obstante, la innovación se puede llevar a todos los ámbitos, incluso a la gestión del talento innovadora.

· Impacto social

El compromiso con la comunidad, la participación del entorno en los planes empresariales o la creación de oportunidades para la sociedad en la que la organización trabaja es muchas veces uno de los valores fundacionales de algunas empresas.

· Seguridad

Para las organizaciones, incidir tanto en la seguridad de sus productos y servicios como de sus instalaciones puede marcar la diferencia. La prevención de riesgos laborales, además de constituir una obligación jurídica y social en las compañías, reporta ventajas cuantitativas y cualitativas. El valor de la seguridad beneficia la reputación, el valor de la marca y maximiza la productividad.

· Simplicidad

En el ámbito empresarial, la simplicidad es un valor en alza. Tanto en aspectos de gestión, como en otros ámbitos de la actividad de la empresa. El minimalismo es un valor que cada vez aprecian más consumidores actuales, así como una tendencia de algunas empresas que priman la simplicidad y la utilidad de sus productos o servicios frente a los artificios. La simplicidad obliga a hacer foco en lo esencial y a clarificarlo.

Es importante considerar y hacer de estos valores una realidad al interior de las empresas y con los colaboradores, con el objetivo de prevalecer en el tiempo, fundamentalmente hacer que los negocios estén alineados con los tiempos futuros y que sus acciones tengan impactos positivos en nuestro entorno.