Gerenciando la felicidad

24.03.2021

Hablar de la felicidad en el trabajo se ha convertido en algo normal, y ya representa un gran desafío para organizaciones de todos los tamaños, y, por supuesto, para las áreas de Recursos Humanos en aquellos casos en que se han quedado atrás en el tiempo.

Con la incorporación de nuevas generaciones de empleados y las brechas generacionales y multiculturales que irrumpen en el mercado laboral, el tema de la felicidad es central actualmente, puesto que promueve en gran medida la permanencia de las personas en sus puestos, y la salud del clima organizacional interno.

¿Las empresas están preparadas para incorporar la felicidad como un valor? ¿Lo viven o simplemente es algo cosmético para crear una mejor imagen de la empresa?

Un estudio a nivel global, resultó en que, en los últimos años, los empleados no renuncian a las empresas, sino a sus jefes. Y el motivo directo es lo que se sintetiza como liderazgo deficiente.

¿Cómo agregar bienestar en el trabajo?

El desafío en este aspecto es reinventarse. Es necesario estar al día, acompañar las tendencias no sólo comerciales, de marketing, imagen y branding, sino también aprender a gestionar el talento de los equipos. Empresas totalmente verticales en su jerarquía tienden a desaparecer.

Hay elementos que son importantes considerar para empezar gestionar un entorno de mayor bienestar:

1. Gerenciando la Felicidad. Opuesto al jefe tradicional, que muchas veces es impaciente y perseguidor, busca enfocarse en la eficiencia. En cambio, el nuevo gerente de felicidad motivará e inspirará a la eficacia: hacer lo que debe hacerse, obteniendo el mejor resultado posible, y dejando satisfecho al equipo y a la empresa. Puertas abiertas para debatir y lograr acuerdos; espacios de conversación; facilitación de procesos de cambio; tiempo dentro de la jornada para integrarse en equipo; juego, diversión, compartir propósitos en común y palabras estimulantes son parte de las estrategias. No se requieren grandes inversiones, pero sí tiene que haber una firme decisión política en la cultura empresarial para encarar este proceso en forma continua.

2. Encuentra los mejores Líderes. Las personas que tienen coherencia entre su vida personal y profesional; las que saben inspirar, guiar, contener, apoyar y descubrir el talento de cada miembro de un equipo son las que presentan perfil de líder. Son hábiles en las relaciones, muy buenos comunicadores; saben poner paños fríos en momentos difíciles; transmiten claramente lo que se necesita lograr; alcanzan resultados en forma fluida y continuada; mantiene un espíritu alegre, sin perder su firmeza cuando debe aplicarla. Sabe incentivar el equilibrio entre la vida personal y profesional.

3. Actualización continua. Está cayendo en desuso la expresión de departamento de Recursos Humanos, ya que la palabra "recurso" está asociada a algo utilitario y que "puede agotarse". En la actualidad muchas compañías comprometidas con su evolución y transformación, están virando a un modelo de gestión del Capital Humano y del Talento Profesional. El cambio encierra una profunda toma de conciencia, ya que deja paulatinamente atrás el paradigma que imperaba durante muchas décadas. Un gerente de felicidad necesita interactuar con pares de su sector y de otros, de los que pueda nutrirse y aprender. Requiere una curiosidad innata y se abre a compartir lo que va incorporando a sus equipos. Fomenta la comunicación interna, y no le teme a la exposición pública cuando es necesario. Fideliza a su personal valioso y también en los recursos adicionales de bienestar para lograr un mejor entorno y clima interno dentro de la empresa.

4. Enfoque en la productividad sustentable y saludable. La organización del tiempo, siempre necesaria y valiosa, da lugar hoy a este concepto que integra el equilibrio vital. Las compañías con un excelente gerente de felicidad optimizan sus recursos, ahorran tiempo, evitan la duplicación de procesos, son ordenadas y generan valor permanentemente. Lo saludable abarca aspectos de ética, valores, misión y visión alineados, y una cultura anti corrupción que promueve las mejores prácticas del mundo empresarial. La sustentabilidad postula el equilibrio necesario entre el negocio, el respeto por el medio ambiente, y la calidad en la gestión del talento humano. Incorpora políticas internas que eliminan la discriminación en cualquiera de sus formas; ayudan al entendimiento y al crecimiento de las personas, y generan un impacto positivo en las comunidades donde se desarrollan.

5. Gerenciamiento de la felicidad y el bienestar empresarial. Se requiere la medición de desempeño con indicadores no sólo cuantitativos, sino cualitativos, sobre principios de calidad total y excelencia. La inclusión del coaching como herramienta de apoyo para entrevistas de trabajo y en programas internos de capacitación permanente, permite enfocarse en las oportunidades de mejora de cada colaborador. Los indicadores miden también la satisfacción de ellos, el compromiso, la lealtad, el rendimiento en término de resultados, y las formas de mejorar de ambas partes. Con el impulso de modelos de home-office y trabajo a distancia, cada vez más hace falta un seguimiento pormenorizado y confiable de los resultados.

Todos podemos ser gerentes de felicidad en nuestras propias organizaciones, partiendo por aplicar estos elementos en nosotros mismos e incentivando a los demás a liderar sus propios procesos internos.

El crecimiento en aspectos técnicos es importante, pero por sobre todo el crecimiento personal es primordial y esto se reflejará en forma directa en el bienestar dentro de tu lugar de trabajo.

Equipo JobMatch